Alpavisión con la capa del ambiente

Ante el reciente informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), donde los científicos alertan por los cambios en el clima de la Tierra en todas las regiones y en el sistema climático en su conjunto, en La Revista queremos compartir acciones en favor del ambiente de nuestra ‘Casa Común’ como dijo el Papa Francisco.

Heber Zabaleta Parra
Redacción La Revista

La Tierra es nuestra ‘Casa Común’ dijo el Papa Francisco y “Para salvarla necesitamos una revolución desde abajo. La familia humana en su conjunto está en peligro y ya no es el momento de esperar o posponer. La crisis ecológica, especialmente el cambio climático, no es una exageración o una fantasía de alguien que disfruta de la desestabilización. Los análisis científicos han sido ignorados durante demasiado tiempo, juzgados con cierto desprecio e incluso a veces con ironía”.

Y esta reflexión es pertinente ante el reciente, y preocupante informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), donde los científicos alertan por los cambios en el clima de la Tierra en todas las regiones y en el sistema climático en su conjunto. Muchos de los cambios observados en el clima no tienen precedentes en miles, sino en cientos de miles de años, y algunos de los cambios que ya se están produciendo, como el aumento continuo del nivel del mar, no se podrán revertir hasta dentro de varios siglos o milenios.
Por ello, desde La Revista y Alpavisión seguimos apoyando todas las acciones y decisiones que buscan mitigar los impactos de estos fenómenos en nuestras actividades y uniendo nuestras voces y actividades para proteger el ambiente y al ser humano.

Y es que en el informe se ofrecen nuevas estimaciones sobre las probabilidades de sobrepasar el nivel de calentamiento global de 1,5 ºC en las próximas décadas, y se concluye que, a menos que las emisiones de gases de efecto invernadero se reduzcan de manera inmediata, rápida y a gran escala, limitar el calentamiento a cerca de 1,5 ºC o incluso a 2 ºC será un objetivo inalcanzable.
Según los expertos, “La temperatura de la Tierra siempre ha variado cíclicamente de manera natural. Pero ahora, la evidencia científica muestra que el calentamiento es inusual: la temperatura de la superficie es la más elevada en 1,000 años, y se ha producido en medio de una tendencia hacia el enfriamiento que venía dándose en los últimos cientos de años”.

¿Podemos acabar la Tierra?

Para los científicos, “El clima se ve influido por muchos factores. Las principales causas naturales que provocan un enfriamiento o un calentamiento del planeta a gran escala son el aumento de la actividad solar y las erupciones volcánicas (que acumulan aerosoles en la atmósfera y reflejan la luz del Sol, causando la bajada de las temperaturas). Las causas ‘artificiales’ son la emisión de gases de efecto invernadero, producto de la quema de combustibles fósiles, y la explotación del suelo. Las cifras muestran que el aumento de la concentración de gases de efecto invernadero —dióxido de carbono, metano y óxido nitroso— en la atmósfera está a un nivel sin precedentes en 800,000 años. Las simulaciones científicas que sólo incluyen las actuales condiciones naturales no dan como resultado el aumento de las temperaturas que experimenta ya el planeta”.

Según el informe de la ONU, “los efectos de una reducción sustancial en las emisiones de dióxido de carbono no se notarían de manera inmediata y el tiempo requerido para detectarlos dependería de la escala y el ritmo de la reducción de esas emisiones. En el escenario de mayor reducción considerado en este reporte, el aumento en las concentraciones contaminantes en la atmósfera sólo empezaría a frenarse después de cinco o diez años. Y la bajada de las temperaturas globales comenzaría a ser detectable 20 o 30 años más tarde”.

Dato clave

El Día Internacional de la Preservación de la Capa de Ozono, que se celebra el 16 de septiembre, es una buena muestra de que las decisiones y acciones colectivas, guiadas por la ciencia, son la única forma de resolver las grandes crisis mundiales. En este año de la pandemia de COVID-19, que ha traído consigo tantas dificultades sociales y económicas, el mensaje de los tratados para salvar la capa de ozono, de trabajar conjuntamente y en armonía por el bien común resuenan más que nunca y se convierte en un mensaje fundamental en estos días. El lema del día, “Ozono para la vida”, nos recuerda que el ozono no solo es crucial para la vida en la Tierra, sino que debemos continuar protegiendo la capa de ozono para las generaciones futuras.

Cabe recordar que este año se celebran los 35 años de la Convención de Viena y los 35 años de protección mundial de la Capa de Ozono. La vida en la Tierra no sería posible sin la luz solar. Pero la energía que emana del sol sería demasiado para que la vida en la Tierra prosperara si no fuera por la Capa de Ozono. Esta capa estratosférica protege a la Tierra de la mayor parte de la dañina radiación ultravioleta del sol. “La luz solar hace posible la vida, pero la Capa de Ozono hace posible la vida tal como la conocemos”.

Llamado y preguntas del Papa Francisco

El Papa Francisco recuerda que, en todo el planeta los fenómenos climáticos extremos y devastadores son cada vez más frecuentes. Es difícil no darse cuenta del aumento de la temperatura del mar, el derretimiento del hielo, la acumulación de vapor de agua en la atmósfera, los huracanes o las inundaciones causan a su vez otras tragedias colaterales, obligando a poblaciones enteras – millones y millones de personas – a buscar una forma alternativa de escapar para vivir. Ante esta dramática situación el Pontífice se plantea una serie de cuestiones: ¿Cómo se puede negar que un elemento no está conectado con el otro? ¿Es correcto que ellos – las nuevas generaciones – tengan que pagar el costo de la irresponsabilidad de la generación que les precedió? ¿Es correcto que asuman el costo de los daños causados por un sistema en el que la transición energética y la protección de la Casa Común no parecen ser una prioridad, y que cedan el paso a los intereses de una práctica económica y financiera bastante lenta y hostil a la idea de reformarse a sí misma? ¿No sería entonces útil – por parte de todos – un compromiso constante de trabajar con un nuevo espíritu, a fin de promover medidas concretas para restaurar el planeta?

La Frase

“El cambio climático ya afecta de múltiples maneras a todas las regiones de la Tierra. Todo aumento del calentamiento exacerbará los cambios que estamos experimentando”.

También podría interesarte
X