Coronavirus: Un Asunto de Todos

Karlos Umaña Arias
Redacción la Revista

 

El 2020 inició con una noticia, que si bien generaba asombro, parecía ser un tema que no tenía que ver con nosotros: El brote epidemiológico surgido en Wuhan, China, que días después sería denominado Covid–19.Este brote de rápida expansión desató una carrera contra reloj, pues antes de que estallara, nadie tenía indicios de este.

Día a día, con los miles de infectados y muertos que dejaba a su paso, se fueron trazando unas nociones básicas, que se convirtieron en la base para tratar de entender la que hoy es Pandemia y que a medida que se acerca al medio millón de casos, sigue con una tasa de mortalidad del 5%.

Por eso, y tomando en cuenta la situación propia, en donde según el Ministerio de Salud, se espera una tasa de contagio de 2.68, representando 4 millones de casos, de los cuales cerca de 200.000 podrían llegar a ser críticos, La Revista conversó con el Dr. Gabriel Darío Alarcón Álvarez, médico Pediatra de la Universidad Surcolombiana, Especialista en prevención del maltrato infantil de la Universidad Javeriana y que en la actualidad se encuentra dedicado a la atención primaria en su centro pediátrico, quien nos compartió su visión del Covid-19 desde una de las poblaciones más sensibles, la de nuestros niños.

La Revista: Dr. En términos castizos, ¿A qué nos estamos enfrentando con el Covid–19?

Dr. Gabriel Darío Alarcón: Este virus se caracteriza por una propagación de persona a persona, por los contactos cercanos, esto es 1.8 metros de distancia y mediante las gotitas respiratorias que se producen cuando una persona infectada tose, estornuda o habla. Cuando nosotros realizamos estas acciones hay muchas gotas que son expulsadas por la nariz y por la boca y que al llegar a una persona sana lo van a infectar. De igual manera, mediante el contacto con superficies y objetos contaminados, estas partículas virales son transportadas a las personas sanas cuando se tocan los ojos o la boca. Aquí hay algo muy importante y es que muchos portadores son asintomáticos. Una persona que parezca sana, puede ser portadora del virus y estar contagiando sin darnos cuenta. Es un virus altamente contagioso, lo que ha hecho que se presente un alto número de contagiados, haciendo que las complicaciones se presenten en un alto número de personas.

 

L.R.: Dr.¿Y la sintomatología?

D.G.D.A: El Covid–19 se caracteriza por la aparición de algunos síntomas como fiebre, tos seca, dolor de garganta y dificultad para respirar. En este punto es importante tener en cuenta que estos aparecen entre el segundo y 14 día de exposición.

 

L.R.: Dr. ¿Qué acciones puntuales podemos tomar para evitar el contagio?

D.G.D.A: Lo más importante es el aislamiento social. Entre menos contacto social tengamos menos posibilidad de transmisión del virus habrá. Otra de las cosas es el lavado de manos, un lavado frecuente, con abundante agua y jabón, por lo menos durante 40 segundos, principalmente después de realizar cualquier actividad. Si no tenemos agua y jabón, podemos usar el gel antibacterial, frotándonos las manos hasta que estas se sequen. De igual manera es importante que quienes tengan síntomas gripales se aíslen, pues son potenciales portadores del Covid–19. Si se encuentra enfermo, comuníquese de forma inmediata con su médico, él le hará un diagnóstico que le ayudará a identificar si puede o no ser positivo al virus. El tapabocas debe ser de uso obligatorio, pues así minimizará el riesgo de contagiar a quienes están cerca a usted. Todas las medidas de autocontrol son sumamente importantes. El buen aseo de la casa también es fundamental, pues muchas de las gotitas respiratorias se alojan allí. Se sugiere una mezcla de 4 litros de agua por 4 onzas de cloro o el uso del alcohol, para el proceso de desinfección.

 

L.R.: Dr.¿Qué cuidados debemos tener en caso de un positivo de Covid–19 en nuestros niños?

D.G.D.A: Realmente en los niños hay una situación muy especial, los menores de 10 años, casi que no han sido infectados y los pocos que han sido infectados, han presentado síntomas muy leves, su pronóstico es bastante bueno, no se requiere mayor tratamiento. El problema es que la mayoría de niños infectados, son asintomáticos. Al no presentar los síntomas, la familia se confía y estos niños se convierten en los principales diseminadores del virus, especialmente en los abuelos, que sí son una población vulnerable. Ahí es donde está lo critico de la situación, porque como en muchos casos los abuelos son quienes cuidan a los niños, o la relación afectiva es muy estrecha, los abuelos siguen dando besos y abrazos. Por favor, suspendamos este tipo de contacto afectivo, cuidemos a nuestros adultos mayores.

 

Reflexión

Una importante entrevista, que nos permite acceder a información clara y precisa frente a esta pandemia que día a día crece. El mensaje ahora es seguir acatando las indicaciones del Gobierno Nacional, respetando el confinamiento nacional y haciendo uso de las medidas de autocuidado, el aislamiento social en nuestros propios hogares si aparecen síntomas, el lavado de manos y todo lo que nos ayude a proteger a los nuestros. En estos tiempos es mejor ser sumamente estrictos que laxos, pues omitir un lavado de manos puede significar un cuadro complejo para los seres que más amamos. Así que con las medidas claras, vamos todos juntos a enfrentar el coronavirus en esta su fase más crítica, pues mitigarlo es un asunto de todos.

También podría interesarte
X