Críticas Al Marketing

“Corte de cuentas” de las implicaciones sociales e individuales que ha tenido el Marketing.

Dagoberto Páramo Morales
Especial La Revista

La historia del marketing está llena de múltiples críticas que desde diferentes perspectivas ideológicas y profesionales y con no siempre claras intenciones se le hacen. Todas ellas se han hecho con el deliberado propósito de demeritar los palpables beneficios que de su concepción y práctica se desprenden, y no tanto con la transparente finalidad de hacer un riguroso y serio balance del impacto de su presencia en la cotidianidad de las sociedades contemporáneas. Pocas veces, casi nunca, tales reflexiones sobre sus ventajas y desventajas han sido elaboradas por personas que desde de su interior analicen sus aspectos más débiles. Por ello, y después de muchos años de investigación que se han condensado en encontrar las razones de por qué estudiar sus tangibles efectos en la sociedad, en las empresas y en los profesionales, presentamos una serie de aspectos sobre aquellos elementos más visibles de los efectos negativos que éste tiene en la actualidad.
A continuación, se esbozan, sin ser exhaustivos aún, una serie de enunciados críticos que sin que condenen la existencia del marketing casi hasta prohibirlo, sí sirvan de “corte de cuentas” de las implicaciones sociales e individuales que éste ha tenido desde su estructuración como filosofía de dirección al interior de las organizaciones empresariales:

  • El marketing es utilitarista: Hace referencia a cómo el marketing induce a las personas a que busquen alcanzar mundos ideales que en realidad no existen pero que se transforman en el principal motivo de sus consumos.
    No siempre dice toda la verdad: Las leyes del posicionamiento se basan en destacar lo positivo del producto y en no mencionar sus deficiencias, a fin de que éstos sean vistos como los satisfactores más deseables frente a los ofrecidos por la competencia.
  • Estimula ciertos grados de frustración: Dado que no todos los ciudadanos tienen acceso real a consumir ciertos productos, el marketing termina produciendo cierto nivel de desconsuelo con las consecuencias negativas que ello tiene en la personalidad individual.
  • Hace más evidentes las diferencias de clase social: Al estimular el consumo de productos a los que solo cierta clase social tiene acceso, el marketing contribuye a exacerbar las diferencias entre los diferentes estratos sociales.
  • Induce a las prácticas de ciertas manías en el consumo -cuponmanía-: Frente a la necesidad de adquirir los productos a mejores precios, el marketing termina creando una serie de hábitos entre personas que buscan ofertas y grandes descuentos llegando hasta convertirse en un hábito que no siempre es sano.
  • Contribuye a la creación de ansiedades consumistas: Entre algunas personas que reclaman reconocimiento social, el marketing las induce a renovar sus consumos a través del cambio de modelos, de estilos, de tecnologías, de diseños, con altas periodicidades ligadas ya sea a la obsolescencia planeada por la organización, o simplemente, al cambio de periodos de consumo.
  • Coadyuva a la creación -indirectamente- de marcas “piratas”: Al no poder tener acceso a las marcas originales, algunos consumidores adquieren productos que copian, emulan o, simplemente falsean, las marcas más reconocidas.
  • Uso excesivo de la figura femenina y sus estereotipos: Ante la necesidad de hacer ofertas competitivas y diferenciadas, muchas organizaciones recurren al uso de la figura femenina como su atractivo esencial, dejando de lado ya sea los aspectos funcionales de los productos o, en su defecto, relegando otros atributos simbólicos contenidos en los productos de similar o de mayor importancia.
También podría interesarte