Las historias de los finalistas Gigantes Alpavisión 2019

En la tercera versión del premio de Responsabilidad Social Empresarial más importante de la Región Surcolombiana, Gigantes Alpavisión 2019, fue elegido el grupo de finalistas a este reconocimiento, luego de conocer las historias de más de 120 personas postuladas y que lideran procesos de gran importancia para nuestra sociedad.

Con el objetivo de despertar y promover los valores comunitarios, así como el trabajo social en favor de una mejor convivencia, el premio de Responsabilidad Social Empresarial más importante de la Región Surcolombiana, Gigantes Alpavisión, eligió un grupo de finalistas, quienes a través de su liderazgo hacen mérito para alcanzar este reconocimiento.

Categoría Liderazgo Juvenil

Argenis Fierro Perdomo

Asentamiento Mano Bajo Mirador

Hace seis años Argenis Fierro Perdomo, líder comunal por vocación llegó hasta el asentamiento Mano Bajo Mirador, ubicado en la Comuna 9 de Neiva. Allí se encontró con una fuerte realidad, esa que se vive en muchos rincones del país: familias desplazadas, con necesidades, niños aprendiendo a sobrevivir y quienes querían un mejor futuro.

“Cuando llegué a este asentamiento, ví que habían muchos niños, que algunos de estos estudiaban, pero que eso se les dificultaba pues pese a ser bajos recursos, en los colegios públicos les dejan tareas que deben ser consultadas en internet o en su defecto en libros, esos que no tienen en sus casas”, señaló.

Desde pequeña los padres de Argenis le sembraron esa vocación por el servicio comunitario, a ser solidaria y a liderar acciones que beneficiaran a su comunidad, por eso emprendió la tarea de crear una biblioteca, pues los niños en este sector no tienen computadores y acceder a la tecnología es un gran esfuerzo para sus padres. Muchos no tienen el dinero para pagar el tiempo en un café internet.

“Yo empecé acercándomele a los estudiantes de medicina, a pedirles que me regalaran libros que ya no usaran y así poder ofrecerle a los niños textos en los cuales hacer consultas sobre ciencias naturales, pues acá cuando la quebrada se crece, muchos no pueden ni ir a estudiar”, añadió.

Cada vez que tenía la oportunidad Argenis le pedía a sus conocidos que le regalarán libros, así poco a poco empezó a construir su propia biblioteca en su humilde vivienda.

“Yo he tenido una participación muy activa en la Junta de Acción Comunal, por eso empecé a socializar con mis vecinos este proyecto, los invité a que fueran a mi casa a estudiar, hacer sus consultas, no importa si son niños y adultos que estén haciendo el sabatino”. Es así como esta biblioteca comunitaria cumplió  3 años al servicio de los vecinos. Allí un grupo de entre 20 a 35 niños de todas las edades, van en horas de la tarde a realizar sus tareas, pues además Argenis les brinda asesoría. “A veces a los niños les piden libros para llevar al colegio, entonces yo lo único que les pido como requisito para prestarlo es que me dejen copia del documento de identidad”.

Actualmente esta biblioteca cuenta con libros de medicina, cocina, costura, sociales, matemáticas, obras literarias, enciclopedias, entre otros.

Además de brindarles un servicio gratuito y que acorta esas brechas educativas en este país, Argenis se han convertido en una amiga más, pues conoce a cada uno de los niños que visitan su casa buscando libros y es por ello que en ocasiones cuando los tristes o preocupados, es ella quien se sienta hablar con ellos, aconsejarlos y  subirles el ánimo.

Con los pocos recursos que gana como modista y otros oficios varios que hace cuando no le resulta trabajo de costura, esta mujer les ofrece además un refrigerio y actividad lúdica a los niños, para motivarlos a tomar el habito de la lectura y a no desfallecer en sus estudios, pues es la puerta que tienen para cambiar sus vidas.

 

Aneyder Calderón Claros

Municipio de Campoalegre

Con el ánimo de crear empresa y aportarle al medio ambiente, la familia Calderón Claros realiza  un trabajo de reciclaje con el fin de convertir papel, cartón, plásticos y otros residuos en objetos de uso cotidiano como una escoba. Es por ello que Aneyder Calderón Claros, el hijo mayor de esta familia tomó la bandera de Organiplax, un proyecto familiar con el cual empezó abrir caminos y a compartir sus experiencias con personas en Campoalegre, Neiva, Morelia y espera expandirse más.

“Mi papá me inculcó la importancia de cuidar el medio ambiente, de reciclar, de darle un uso más agradable con el medio ambiente a todos aquellos residuos que generamos en nuestro hogar, es por ello que decidí apersonarme de este proyecto, expandirlo y llegar a más lugares para compartir nuestra experiencia”, dijo Aneyder.

Para Aneyder es muy satisfactorio compartir la experiencia de su familia y que más personas se unan, no solo para encontrar un factor económico en el reciclaje, sino también para aportarle al medio ambiente.

Actualmente Organiplax lleva en funcionamiento 5 años, tiene dos sedes, una en el casco urbano de la ‘Capital Arrocera del Huila’ y otra en la vereda Vega de Oriente en zona rural, donde en un trabajo en conjunto con la comunidad vienen realizando recolección de estos residuos.

“Para mí es muy importante que la personas tomen conciencia sobre los residuos que producen, pues son responsabilidad de cada uno y a estos se les puede dar un uso, con botellas plásticas se pueden hacer muebles, patas de camas, escobas, hay muchas opciones y así evitamos que terminen en un vertedero o peor aún en los ríos”.

 

Categoría Líder en Discapacidad

Erminso Amézquita

Psicólogo y creador de unidades productivas

Hace 12 años Erminso Amézquita perdió su visión a causa de una enfermedad degenerativa denominada Espondilitis anquilosante, por aquella época soñaba con estudiar y convertirse en un enfermero. Sin embargo, estos planes cambiaron debido a su situación, por lo que finalmente estudió Psicología en la Universidad Cooperativa, donde gracias a su buen desempeñó cursó su carrera becado.

“Yo era una persona sin discapacidad y hace 12 años quedé ciego debido a esta enfermedad. Sin embargo, mis sueños no se quedaron allí y gracias al apoyo de mi mamá, mis hermanos y los verdaderos amigos, pude salir adelante”.

Gracias a su voluntad de salir adelante y no rendirse ha logrado abrir oportunidades laborales para más gente con discapacidad visual, pues desde su trabajo ha demostrado que puede realizar su tarea sin ningún problema.

“Ha sido muy difícil desde que me gradué, porque por tener mi discapacidad la sociedad cree que somos personas incapaces, se preguntan un ciego como va a trabajar, pero yo como psicólogo le he demostrado a la Alcaldía y a muchas entidades donde he estado, que somos personas capaces, con habilidades y capacidades excepcionales y gracias a eso he podido abrir puertas para más compañeros”.

Actualmente Ermison trabaja en una unidad productiva, creada y liderada por él, donde se realizan escobas y trapeadores, allí participan madres cabeza de hogar con discapacidad visual, mamitas que necesitan generar ingresos para sus hogares y buscan aprender un oficio.

“Sabiendo que quizás muchas personas no tuvieron la opción de estudiar, de aprender un oficio, de hacer una carrera, creé la fábrica y distribuidora Valery, donde por medio de la fabricación de trapeadores y escobas podemos generar recursos para esas mamitas que son ciegas y necesitan generar recursos económicos, mamitas que tienen a su esposo o hijos con discapacidad”.

Desde el 2015 fue creada esta unidad productiva, donde participan dos grupos de producción cada mes conformados por 20 personas, pues se reúnen en la vivienda de Erminso para hacer los trapeadores, así como las escobas.

“Como cada una de las integrantes de la unidad productiva es diferentes sectores, ellas me ayudan con la comercialización, ofreciéndole a sus vecinos, familiares y cuando ya tienen el pedido, mis hermanos que me colaboran mucho, son quienes llevan los pedidos y los entregan”

Para este psicólogo es de gran importancia fortalecer esta unidad productiva, pues así podrá ayudar y generar empleo a las personas con discapacidad visual.

Paralelamente Erminso ejerce su labor como psicólogo para ayudar a más personas con discapacidad y a sus familias, “lo que hago es trasladarme a esos sectores donde hay personas con mi misma discapacidad, visitar familias para entregarles herramientas de cómo abordar a las personas ciegas, sobre todo unos tips de como como guiar y orientar a una persona ciega, porque a veces nos pasa que hay gente que sabe que somos ciegos y nos dicen mire allá en la casa donde está el carro rojo, olvidándosele que no vemos”.

De igual manera ha llevado su trabajo hasta las Instituciones Educativas con el tema de inclusión, pues ha conocido casos donde las mamás de menores con discapacidad visual, que señalan que sus hijos son apartados por esta limitación.

 

Categoría Vocero Social

Mirta Rubiano

Líder comunal Ventilador Bajo

Con el fin de gestionar programas, ayudas y proyectos en favor de la comunidad, Mirta Rubiano una líder comunal del barrio Bajo Ventilador en la Comuna Siete de Neiva, ha venido ayudando a mejorar la calidad de vida de sus vecinos. “Siempre trato de gestionar, de ser transparente, ayudar a la comunidad, trabajo de corazón, vigilo que los recursos destinados a nuestra comunidad lleguen y se empleen en lo que debe ser”.

Desde hace 20 años esta mujer viene trabajando por el bienestar del barrio El Ventilador, ocupando diferentes cargos en la Junta de Acción Comunal.

“Esto es algo que nace a uno para trabajar por la comunidad, por eso he venido realizando gestión en vivienda, logrando que personas de este barrio puedan obtener una vivienda propia, he gestionado con la Secretaría de Vías de la Alcaldía el arreglo de varias calles, con la Secretaría de Movilidad y con la Oficina del SETP también he trabajado”.

Mirta recuerda que el barrio Ventilador años atrás era un sector marginado de la ciudad. Sin embargo, con su empeño ha logrado cambiar esta situación, entre las obras que ha gestionado se encuentra el cambio del 70% del alcantarillado, la pavimentación de vías a través del programa ‘Pavimentan tú cuadra´, donde la Administración colocaba la maquinaria y materiales, mientras que la comunidad la mano de obra.

“Nosotros la vía la sacamos a punta de venta de empanadas, chicha y bingos, hicimos un buen trabajo, se recogió cerca de $6 millones y logramos que el barrio Ventilador tenga buenas vías”.

Debido a su gestión y al querer cambiarle la cara e imagen a este barrio, Mirta ha recibido amenazas en contra de su vida, pues en el sector algunas bandas ejercen la venta de alucinógenos, así como la compra o recepción de elementos hurtados.

Adolfo León González

Fundación VIH Neiva

Con el fin de crear políticas públicas para el tratamiento y garantías de las personas con VIH en Neiva, Adolfo León González emprendió la ardua labor de conformar la Fundación VIH Neiva, que en la actualidad cuenta con un grupo de integrantes, quienes luchan para que se mejoren las condiciones y servicios de salud.

Este sueño de ayudar a personas con esta condición nació hace 4 años, cuando él fue diagnosticado con VIH, enfermedad que lo llevó a una profunda depresión, obligándolo por un tiempo a llevar esta situación en silencio. Sin embargo, el cambio en su apariencia física levantó sospechas en sus hermanas, quienes una vez se enteraron le dieron todo su apoyo para seguir adelante.

“Yo traté de llevar mi enfermedad en silencio, pero mi familia notó que algo me estaba pasando y cuando se enteraron me dieron todo su apoyo, así como algunos amigos. Sin embargo, en mi trabajo fui estigmatizado una vez mis superiores fueron notificados de mi condición, me minimizaron como persona y eso me llevó a una depresión todavía más profunda”, dijo.

Debido al señalamiento y al rechazo por sus compañeros de trabajo, Adolfo intentó quitarse la vida en más de cinco oportunidades, esto condujo a que fuera despedido de la empresa para la cual laboraba.

“Yo demandé a la empresa en la que trabajaba por vulnerar y rechazarme por mi enfermedad. Después intenté conseguir trabajo, pero uno debe informar por obligación de esta condición, entonces no me daban la oportunidad”.

El VIH o Virus de la Inmunodeficiencia Humana es un retrovirus que ataca al sistema inmunitario de la persona infectada. El sistema inmunitario es la defensa natural del cuerpo frente a los microorganismos infecciosos, como las bacterias, virus y hongos capaces de invadir el organismo. De no recibirse un tratamiento a tiempo, esta patología pasaría a un Sida.

“El diagnóstico que me entregó el primer médico que me trató, fue que yo me iba a morir, pero yo consulté con otra médica que me dijo que eso no era así, que el VIH era una cosa diferente al Sida, que por eso se debe tomar un tratamiento a tiempo para frenar el virus”.

En todo este proceso Adolfo conoció a muchas personas en esta misma situación y con un factor común, miedo y desconocimiento de la enfermedad, muchos eran desahuciados, sin ni siquiera recibir un tratamiento, esto lo motivó a conformar la fundación, donde empezó a desarrollar talleres de información, charlas de psico-orientación y reuniones para luchar y defender sus derechos.

“Queremos que la gente sepa que no por tener VIH somos personas que ya no tenemos un futuro, que no por eso debemos ser estigmatizados y rechazados por la sociedad”.

 

Categoría Liderazgo Femenino

Aura Elena Bernal de Rojas

Fundación Síndrome de Down del Huila

Hace 27 años cinco hogares con menores con Síndrome de Down se unieron para crear un lugar donde sus hijos pudieran desarrollar sus capacidades, recibir educación y un buen trato, entre ellos Aura Elena Bernal de Rojas, docente universitaria y madre de Natalia.

“Este trabajo inicia primero como una asociación de padres, pues estábamos preocupados por el futuro de nuestros hijos porque en la ciudad no veíamos una atención especializada y lo único que ofrecían era en salud, donde lo mandaban a uno a que le hicieron a los niños unan terapias para desarrollar el lenguaje y la motricidad, pero no había un proyecto de vida”.

Aura Elena no quería privar a su hija Natalia de vivir y disfrutar una etapa de escolaridad, de desarrollar una vocación y tener una formación para la vida adulta, por eso como padres decidieron asumir el compromiso de un mejor futuro para sus hijos, pues las personas con este síndrome anteriormente permanecían encerradas en sus casas.

“Nosotros teníamos claros que había que construir ese futuro para nuestros hijos, ayudar a cambiar a la sociedad y brindarles esa mejor oportunidad de vida, que pudieran tener un trabajo, que pudieran ser autónomos y recibir educación”

Actualmente en esta fundación se ofrece un programa de formación no formal, donde las personas realizan su escolaridad, desarrollan sus capacidades y se preparan para la vida adulta.

“Aquí se forman los niños, se trabaja en la conducta, aprenden a leer, escribir y con esto pueden ingresar a la vida escolar, además fomentamos el emprendimiento”.

También podría interesarte
X