Mujer del Siglo XXl: empoderada y luchadora

Una mujer del Siglo XXl llora, pero se seca las lágrimas; ríe, aunque por dentro está destrozada, y ama con todas sus fuerzas, porque por amor a todos y a todo es que pone su escudo y sale a luchar a diario contra un mundo donde muchas son subestimadas.

Liliana Andrea Álvarez
Redacción La Revista

Yina Alejandra Meneses Vanegas es una joven de 24 años de edad, bióloga de la Universidad de la Amazonia en Florencia. Yina, al igual que muchas mujeres le entregó su corazón a un hombre y se enamoró. Al mantener una relación de casi 10 años, esta joven quedó en embarazo, pero tal vez no en el tiempo indicado. Ella anhelaba formar un hogar cuando ya fuera una mujer realizada en todo el sentido de la palabra, pero los planes no son como queremos, sino como Dios los tiene para nosotros. Yina concibió su hijo cuando estaba realizando las pasantías para culminar su formación.
“No fue fácil, pero me considero una guerrera. Sé que puedo y mi hijo no será impedimento para terminar mi carrera, al contrario será mi mayor motivación”. Estas fueron las palabras que Yina mencionaba a diario para no darse por vencida. Al pasar sus días de gestación todo se complicó. Estudiaba en el día, en la noche trabajaba y al mismo tiempo desarrollaba sus prácticas de campo. Como Yina estudió biología, todo se relacionaba con salidas a observar y estudiar la naturaleza y su entorno. “Las trasnochas, las largas caminatas hacían que me sintiera cansada, pues mi pancita crecía cada día más y se me hacía más difícil dar un paso”. Yina llegó a pesar 85 kilos estando en embarazo. Así pasó el tiempo y terminó sus pasantías sin permitir que el embarazo de su hijo fuera un impedimento. Su dedicación, esfuerzo y organización hacían que pudiera cumplir con todas sus responsabilidades sin dejar nada de lado y estando segura que quería culminar su carrera.

Seguras e invencibles

Escuchando esta historia de lucha y dedicación constante me siento más que identificada. Soy Liliana Andrea Álvarez, comunicadora social en formación, soy mamá, esposa, practicante y estudiante y puedo decir, al igual que esta joven: no es fácil, pero tampoco imposible. Cada día me siento más segura e invencible luchando por lo que quiero llegar a ser, a diferencia de Yina, yo si me embaracé apenas iniciando mis pasos universitarios, algunos me decían: Tiempo y plata perdida, pero a palabras necias, oídos sordos. Cuando tenemos algo arraigado en la cabeza y el corazón, no hay nada ni nadie que nos haga cambiar. Hoy, curso noveno semestre de mi carrera. Estoy realizando las prácticas y no he dejado de lado ninguna de mis responsabilidades, haciendo siempre todo sin escatimar esfuerzos.

Valentía Femenina

Somos mujeres del siglo XXl aquellas que trabajamos, estudiamos, nos enamoramos, criamos hijos e incluso en ocasiones los sacamos adelante solas, haciendo el papel de padre y madre a la vez. Una palabra que nos identifica como mujeres es que somos tercas, y no están fallando al llamarnos así: Somos tercas porque cerramos los oídos, levantamos nuestras cabezas y vamos por el mundo seguras de lo que queremos, caminando regias, aunque en ocasiones solo nosotras sabemos que quisiéramos gritar: basta ya, no puedo más. Pero es precisamente esa valentía la que nos hace parte de las mujeres de un siglo donde las horas son cortas y el camino aún es largo por recorrer.

Soñadoras y exitosas

Somos mujeres empoderadas, valientes, soñadoras y exitosas. Somos madres, esposas, amigas, pero sobre todo somos seres maravillosos que damos vida, amor, luz y protección. Somos inigualables, invencibles y únicas, porque donde llegamos dejamos huellas indelebles. Una mujer del Siglo XXl llora, pero se seca las lágrimas; ríe, aunque por dentro está destrozada, y ama con todas sus fuerzas, porque por amor a todos y a todo es que pone su escudo y sale a luchar a diario contra un mundo donde muchas son subestimadas. Una mujer del Siglo XXl si cae se levanta una y otra vez para demostrar que siempre vale la pena soñar y luchar.

También podría interesarte