Súper mamás en época de pandemia

A pesar de tener su familia en casa, estas valientes mamitas salen cada día a colocar el pecho por una sociedad mejor. Sus oficios no les permite quedarse en casa. La Revista rinde homenaje en el Día de las Madres.

María Camila Mosquera
Redacción La Revista

En medio de esta pandemia por Covid-19, hay mujeres que tras un uniforme salen de sus casas para aportarle a la sociedad, pues para ellas quedarse en casa no es una opción: son necesarias e imprescindibles.

En este mes del Día Internacional de la Madre, queremos resaltar a esas valientes mujeres que harían hasta lo imposible por sus hijos y familia.

Mamá Policía

La Patrullera Yuranny Hermosa, de la Policía Metropolitana de Neiva, lleva 9 años al servicio de dicha institución  donde trabaja en el grupo de Infancia y Adolescencia, una unidad muy especial pues desde allí tiene contacto directo con los niños y jóvenes.

Durante esta cuarentena, la patrullera Hermosa debe salir a cumplir con su labor, dejando en casa al pequeño Kamilo Andrés, su hijo de 5 años, quien entiende y se enorgullece enormemente del trabajo que su mamita realiza.

“Nosotros como policías salimos cada día a enfrentarnos al mundo y sus peligros, sabemos que en casa queda nuestro tesoro más preciado, por quienes luchamos y damos lo mejor de sí por ellos. Como mamá procuro compartir cada fecha especial con mi hijo, acompañarlo siempre”, dijo la uniformada.

A diario debe visitar los sectores más vulnerables de la ciudad para conocer las necesidades que los menores pasan en asentamiento y barrios. Es por ello que junto a sus compañeros vienen liderando diferentes actividades con sus propios recursos para obtener ganancias que se transforman en refrigerios que son entregados a estos niños, quienes muchas veces se van a dormir sin haber probado bocado alguno.

“Es muy triste ver casos donde nuestros niños pasan necesidades, hay familias que con esta situación tienen para una sola comida en el día, nosotros damos nuestro mayor esfuerzo para ayudarles, para que un niño se acueste a dormir con su barriguita llena”.

Mercados, refrigerios y distintas ayudas que han gestionado ellos mismos tocando el corazón solidario de los neivanos, han sido entregadas en los sectores vulnerables de las comunas uno, seis y diez, donde los pequeños ya reconocer a estos policías, pues desde siempre han procurado llevarles actividades y ayudas.

“Sabemos y conocemos los riesgos que corremos al estar expuestos en la calle, pero nuestra motivación es mayor, nos cuidamos y ayudamos a los demás. Al llegar a casa y pese al cansancio de la jornada, tenemos un protocolo de llegada para proteger a nuestros hijos”.

 

Mamá enfermera

Para Cindy Mayerly Quintero, su situación no es diferente. Ella es enfermera de la Ese Carmen Emilia Ospina sede Canaima, allí está expuesta a un gran riesgo. Sin embargo, su vocación y las ganas de sacar adelante a su familia son mayores.

Ella es mamá de la pequeña Kilye Sophia, quien a sus tres añitos ve a su progenitora como su súper heroína, pues no todos tienen la valentía y gallardía para asumir su trabajo, ese que muchos hoy en día señalan e incluso estigmatizan.

“Como mamá para mí es muy importante ser un ejemplo para mi hija, que ella sepa que su mamita da lo mejor de sí, sin importar las circunstancias a las que como enfermera me debo enfrentar, pues no hay motivación más grande que terminar el turno y volver a ver esa sonrisa tierna”, señaló Cindy.

Cindy hace parte del cuerpo de enfermería de la unidad de urgencias, un espacio a veces algo caótico y aún más en este tiempo, pues muchas personas llegan con dolencias y una gran preocupación ante los mitos que se han creado alrededor del Covid-19.

“Para nosotros es importante brindarles seguridad y tranquilidad a los pacientes, sabemos que muchos llegan con miedos, pues piensan que, al estar dentro de la sala de espera, sentados o tocando alguna pared pueden quedar infectados por coronavirus”.

Las jornadas de esta mamita enfermera son extenuantes a esto se le suma, la preocupación que por estos días muchas enfermeras tienen y es el ser estigmatizadas, por hacer su oficio, una labor vital para que cualquier centro médico funcione.

También podría interesarte
X